El duelo

Te reto. Te lanzo un guante blanco al hombro. Te pido que nos batamos en duelo como luchadores del honor decimonónico. Te invito a desarmarme con tus artes y que, sin piedad, me dispares a bocajarro antes de que mis artes, mis malas artes, te consuman en un abrasador fuego sin llamas. Te doy diez […]