Rosas en el mar

Ningunear a la generación de nuestros padres, no sería ni justo ni ético pero, sobre todo, sería desagradecido

Anuncios