La geisha y el samurai

Los almendros florecieron.
La geisha sonrió por primera vez.
El samurai supo que había ganado otra batalla.

Anuncios