La manifa

Era su primera manifa y, tenía que reconocerlo, estaba nervioso. Había visto cientos en la televisión pero nunca había tenido necesidad de ir. Hoy era distinto, a la hora acordada estaba allí, preparado.

La plaza comenzó a llenarse y a él empezaron a sudarle las manos. Las banderas ondeaban al viento y él empezó a ver destellos de colores que le hicieron cerrar los ojos fuerte. Después llegó el ruido. La voces y las consignas que, una vez que llegaban a sus oídos, eran como agudos pitidos. Y por último, la conciencia de estar rodeado…acosado, agobiado,…

No había solución. El corazón empezó a palpitar con violencia y el sudor frío recorrió su espina dorsal. Sin esperar la orden, bajó la visera y blandió su porra. A golpes se abrió paso entre la multitud que miraba perpleja a aquel policía cargar contra todo él solo. Paró cuando sus oídos se acostumbraron de nuevo al silencio y se agazapó en un rincón a esperar que alguien lo encontrara.

Anuncios

2 comentarios en “La manifa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s