Relatos prestados – Ansiedad by Chanel nº 14

Hoy os traigo un post completamente diferente.

Siempre había querido que otros blogueros colaboraran conmigo haciendo relatos cruzados pero, por H o por B, sólo una vez lo había hecho realidad (aquí). Una sola vez hasta hoy que os traigo un relato de Marta, autora del blog Chanel nº 14.

El suyo es un blog personal donde reflexiona sobre su vida, sus experiencias, sus preocupaciones, sus intereses. Mucho que contar en tan poco tiempo vivido. Os recomiendo que os paséis por su espacio, os gustará.

Os dejo con su relato…Ansiedad

Cuando me desperté aquella mañana, por un momento, no recordé nada. Todo estaba borroso, el dolor de cabeza era inaguantable. Espera, ¿qué hace ese pañuelo lleno de sangre ahí? Un momento, ¿es mi sangre? ¿Qué he hecho? ¿Por qué no me acuerdo de nada?

Y, de repente, todo estaba claro. No entendía por qué, pero la sangre era mía y procedía de mis brazos. ¿Por qué había hecho eso? Volvieron a mi cabeza todas las preguntas de la noche anterior: ¿tan insignificante soy? ¿tan poco le importo a la gente que quiero? ¿tan poco me importo a mi misma? ¿por qué lo hago todo mal? Y otra vez, mi mano se dirigía a la cuchilla que se escondía detrás del pañuelo lleno de sangre. ¡NO! Espera, vales más que unos cortes… pero, ¿por qué no puedo ser feliz? Tengo 18 años, no saco malas notas, tengo novio… Cualquiera diría que es una vida perfecta… Y otra vez negro.

Si, negro, así lo veía todo. Y otra vez ese dolor de cabeza, pero cada vez era mayor, cada vez era más difícil aguantarlo.

Y decido levantarme de la cama. Me veo en el espejo. Mi mirada se queda clavada en mis piernas, estaban llenas de moratones. Otra vez había intentado calmar mis ataques golpeándome, y al no calmarme, había vuelto a cortarme.

Y entonces recordé todo. Otra discusión. Otra vez conmigo misma. Otra vez la cara empapada de lágrimas y el corazón a mil por hora. Un escalofrío recorre mi cuerpo, que sensación más desagradable…

¿Cómo es posible que llegue a esos extremos? ¿Cómo puedo hacer que el corazón llegue a latir tan fuerte y tan rápido que piense que va a explotar? ¿Cómo puedo llegar a no poder respirar? ¿Cómo llamo a todo esto?

Empiezas a buscar información de esos síntomas. Lo más bonito que encuentras es que estás loca. Si, eso te hace sentir mucho mejor. Y te ves sola, piensas que nadie nunca te va a entender porque estás loca, que nadie nuca va a conseguir ayudarte, que esa sensación asquerosa nunca se va a separar de ti. En ese momento te das cuenta que tienes que hacerlo tú, que nadie va a poder ayudarte si no pones algo de tu parte. Y dices: Adelante.

Y entonces intentas relajarte, intentas pensar que solo ha sido un mal momento y que no va a volver a pasar, pero una sensación muy incómoda recorre tu cuerpo. Sabes que se repetirá, como cada noche. Sabes que tu corazón volverá a latir muy fuerte, que tu respiración se volverá a parar y que tu cara volverá a estar empapada.

Y entonces te preguntas: ¿Por qué yo? ¿Por qué a mi?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s